Visita de paz a Sawarak, Malasia, en Borneo, 19 de febrero, 2020

En nuestro viaje de paz por el Sudeste Asiático visitamos la escuela del pueblo "Sekolah Kebangsaan Salak" en Sawarak, cerca de Kuching. El anuncio de la visita a la escuela por parte del movimiento pacifista alemán nunca había llegado a la escuela, por lo que la directora de la escuela dejó claro que no era posible visitar la escuela y entregar regalos sin el permiso del gobierno.Mientras los adultos seguían tratando de encontrar soluciones, los niños confiaron inmediatamente en nosotros y se acercaron abiertamente y con interés. Rápidamente se estableció un contacto cordial que también conmovió a la directora. Finalmente dio permiso a los alumnos, que ya habían terminado oficialmente sus clases, para reunirse con nuestro grupo de paz fuera de la escuela. Por esta solución pacífica y feliz para todos, agradecimos a la directora de todo corazón.

Con confianza, seguimos a los aproximadamente 50 niños por el pueblo, que nos llevaron a la plaza del pueblo, frente a la pequeña mezquita. Algunos adultos con sus hijos pequeños en brazos se unieron a nosotros con interés.
Para todos los niños teníamos una bolsa de regalo con un peluche y material escolar, bendecida con información de la paz, consciencia de la paz y energía de la paz.Explicamos a los niños que este peluche les recordará siempre que deben ser pacíficos consigo mismos y con todos los seres.  Los ojos de los niños, ya brillantes, se iluminaron de felicidad. En nombre de todos los alumnos, honramos a los representantes de los alumnos con un collar de corazón bendecido. El corazón sirve para recordar a los alumnos la conexión, la protección y las bendiciones.

Uno de los objetivos más profundos de nuestros viajes es animar y fomentar a la gente, especialmente a los niños. Tienen la oportunidad de realizar su potencial y encontrar su expresión única, así como de vivirla en paz. Aman, de cinco años, aceptó inmediatamente este impulso poniéndose de pie frente a sus 50 compañeros de clase y comenzando a cantar a pleno pulmón. El niño irradiaba tal poder que todos los niños se unieron inmediatamente y las fuertes voces infantiles impregnaron todo el pueblo durante varios minutos. La expresión de Aman nos llegó al corazón. La alegría, el entusiasmo y la apertura de los niños conmovieron visible y tangiblemente a los adultos. Felices, encantados y exultantes, todos los presentes aplaudieron.
Para confirmar su trayectoria, honramos al niño de cinco años con un corazón bendito. Su expresión y su poder para guiar a la gente quedaron muy claros: un momento significativo en la vida del niño de cinco años.

Agradecidos, muchos niños se despidieron en persona. Los profundos encuentros del alma que tuvieron lugar durante esta visita son un recordatorio de la interconexión de todos los seres a través de todas las fronteras.

(Este viaje fue financiado de forma privada).

Oops, an error occurred! Code: 20211025145249804e6aa3

Comments

No comments